J

 

UAN CARRILLO es para nosotros, sus amigos de la Orden Internacional de las Artes y de las Letras, el mago de la pintura. Pasa con la misma soltura pictórica del paisaje triste del invierno a los días soleados del verano. A la vista de sus obras, el admirador ejercitado ve surgir su nombre a  través de los delicados toques de su pincel  mágico.

Sabe escoger los tonos luminosos y llenos de poesía, que el ojo admira sin fatigarse. Su arte y su talento no necesitan ser demostrados, prenden la mirada y nos petrifican en una contemplación casi mística ante la perfección de sus personajes y de sus paisajes, a los que sabe dar vida y belleza.

Si España ha dado al mundo grandes maestros en este arte difícil, Juan Carrillo es un digno continuador contemporáneo. Quizá es prematuro afirmarlo en nuestro tiempo, en el que la mediocridad de algunos pretende luchar contra los talentos verdaderos.

Su sentido de la creatividad y de la armonía de los colores de matices suaves y a veces violentos, son la marca del verdadero genio.

Juan Carrillo sabe permanecer fuera de algunas reglas impuestas por la técnica, para afirmar a través de sus obras su verdadera personalidad, su talento y la precisión de su vista en este mundo en perpetuo cambio.

Juan Carrillo es un creador. Su perfección en la elección de los temas y la realización son la marca indeleble del futuro gran maestro.

Para las generaciones venideras habrá marcado su época.

Este es el deseo que formulo: ver un día su nombre entre los grandes pintores de España en el firmamento internacional.

                                                                                                                                                                                   

                                                                                                                                                                                                                     MARCEL ROSSI,

                                                                                                                                                       Gran Maestre de la Orden Internacional de las Artes y de las Letras.

 

 

Volver a CRITÍCA